Historia

JUAN PABLO II

Beato Juan Pablo II Magno

El año 2000, Año Santo, después del Nacimiento de Cristo, estuvo precedido por tres años de vivencias espirituales, dedicados  a la Santísima Trinidad. El Beato Juan Pablo II Magno insistió en esos años en la importancia del Laicado.

Estas prédicas del Papa confirmaron la inquietud del Fundador, Monseñor Rafael María Febres-Cordero Briceño, sencillo instrumento para el nacimiento de Athletae Christi, de comprometer a fieles laicos para tomar parte activa, consciente y responsable en la misión de la Iglesia, en esta magnífica y dramática hora de la historia, ante la llegada del tercer milenio, frente al gran reto de evangelizar en lugares apartados como las zonas marítimas e insulares y las embarcaciones donde no se cuenta con la asistencia directa del sacerdote.

El primer ideal para la fundación de Athletae Christi surgió a mediados de 1993 en la Escuela Naval de Venezuela, lugar donde el Fundador cumplía su servicio pastoral como Capellán Naval.

Mons. Rafael María Febres-Cordero Preceptor Mayor

Mons. Rafael María Febres-Cordero
Fundador

 El nacimiento de la Asociación sucedió en la Noche Santa de Navidad del año 2000. Por esto, la espiritualidad de los Athletae Christi se centra en la Buena Nueva y en el mandato de anuncio que recibieron los Pastores de Belén. Los santos magos Melchor, Gaspar y Baltasar, que fueron guiados la Noche Santa por una estrella para presenciar, admirar, reconocer y anunciar al Rey de reyes, son modelos para Athletae Christi.

El 19 de agosto del año 2001, viajó a París un  grupo de Atletas de Cristo, con el propósito de consagrar la obra a la Virgen María, en el Santuario de la Capilla de La Virgen de la Medalla Milagrosa, en la Rue du Bac. En enero del 2002, dóciles a la acción del Espíritu Santo y atendiendo necesidades de la Iglesia en Venezuela, La Asociación inició la labor pastoral de catequesis y evangelización en la Zona Rural de El Hatillo, Parroquia Santa Rosalía de Palermo de Caracas. Allí se construyó la Casa Central y se fundó la primera Fraternidad Athletae Christi.

 

Santuario de la Capilla de La Virgen de la Medalla Milagrosa Paris, Francia

Santuario de la Capilla de La Virgen de la Medalla Milagrosa
Paris, Francia

El 22 de agosto del año 2002, día de Santa María Reina, se presentaron ante el Excmo. Mons.  José de la Trinidad Valera Angulo, Obispo de la Diócesis de La Guaira, los recaudos exigidos para obtener el reconocimiento y la aprobación diocesana. Ya para entonces, el Pastor de dicha Diócesis, conocía  los ideales y propósitos de este nuevo movimiento laical. El 27 de noviembre del año 2002, fiesta de  la Virgen de la Medalla Milagrosa, es erigida La Asociación Pública de Fieles Athletae Christi, mediante decreto oficial emitido por la Curia de la Diócesis de La Guaira.

El período de enero 2004 a enero 2008, fue fundamental para el crecimiento espiritual y la formación de los Atletas de Cristo, con el objeto de prepararlos adecuadamente para atender las necesidades de los fieles en las comunidades asignadas, manteniendo como norte “la fidelidad a la Iglesia y la obediencia incondicional al Santo Padre el Papa”. 

Es así como se forman varias fraternidades en algunas arquidiócesis y diócesis de Venezuela, y se inicia la propagación de La  Asociación en el mundo, mediante la fundación de Fraternidades en Omán (2004), Florida–Estados Unidos (2005), Dubai, Abu Dhabi, Malasia, Bahrein y  España (2006), Brunei (2007). Escudo Papal

 El 12 de enero del año 2009 se inició el proceso ante el Consejo Pontificio para los Laicos, con el fin de obtener el reconocimiento de la Santa Sede, cuando la Providencia Divina lo disponga.

 

Desde su fundación, la Asociación ha incrementado su presencia y apostolado. Actualmente existen fraternidades y se atienden comunidades de periferia en el continente Americano, Europa, Asia y África.